Debes verificar que eres mayor de edad para acceder.

Ingresa con:

Facebook

Ingresa con tu mail | Soy mayor de edad,
me registraré luego

Al ingresar aceptas ser fumador mayor de 18 años y vivir en República Dominicana. Ver términos y condiciones.

Ingresar
Art & Design

La evolución de Mónica Varela

La evolución de Mónica Varela

La diseñadora acaba de lanzar su colección de joyería de autor en un mercado que, en teoría, no existe en República Dominicana. Y eso no podría importarle menos.

La más reciente colección de joyas de Mónica Varela, lanzada durante la pasada DominicanaModa, vino gracias a la electromecánica y la antropología.

Entre una y otra están todos los cursos posibles de diseño de joyas, moda y fotografía en Chavón y una licenciatura en la Savannah School of Art and Design (SCAD), pero digamos que comenzó con un poste de luz. Un día, paseando por su casa en Bella Vista, se enamoró de los coloridos cables internos que vio dentro de unos enormes conectores eléctricos que, de haber nacido en un país desarrollado, habrían estado sepultados bajo tierra. Se los llevó a casa y comenzó a experimentar con anillos y pulseras, y con el tiempo eso la llevó a incluir piedras semipreciosas. De adolescente ya vendía sus piezas en la galería de arte de sus padres, en La Romana. Todavía hoy sus clientas de ese entonces recuerdan cómo, sin hacer caso a los constantes “eso no tá” que escuchaba alrededor, Mónica se llevaba de su intuición y combinaba tonos de forma inesperada, poniendo juntos el azul con el verde limón. “Uno de mis miedos más grandes era perder esa visión por los colores al estar en el SCAD.”

No la perdió. Lo que sí ganó fue una visión más amplia para explicar de dónde venía esa intuición. En la escuela de Savannah, aparte de estudiar accesorios y joyería, tomó clases de antropología. “Ahí entendí que los seres humanos evolucionamos por razones diferentes,” recuerda. “Si estamos en el punto A y vamos al punto C, ¿cuántos caminos B hay? ¿Qué nos hace tomar ese camino B? El ser humano toma decisiones porque, de alguna forma u otra, todas las personas que nos encontramos nos plantan una semilla que nos influencia.”

Y del concepto de esa semilla sale Evolución, una enorme colección de 60 piezas, cada una con un abanico de variaciones, que lanzó en el país durante las presentaciones de Jacqueline Then y Maylé Vázquez en esta edición reciente de DominicanaModa. Hechas en plata esterlina 925 y piedras como la esmeralda, el rubí y el zafiro, las piezas inspiradas en el mundo vegetal se dividen en cinco ramas: en Hurita hay esferas de color, mientras que Falie tiene elementos impresos en 3D; en Uluzui y Wiggly hay juegos de texturas y patrones, mientras que Yoem presenta más literalmente el motivo de las semillas en la superficie de las formas.

Evolución llegó antes a Nueva York y a París que a Santo Domingo. Gajes del oficio: su ciudad adoptiva le dio la oportunidad antes que su ciudad natal —allá están a la venta en la tienda Dreams on Air, mientras que acá todavía depende del sistema de los trunk shows—. Pero Varela, proveniente de una familia que cree en el arte contemporáneo, sabe que muchas veces los mercados no nacen, sino que se hacen. “Cuando volví me decían que si no hubiera estado en Nueva York, nadie me batiera la lata,” dice con tristeza. “¡Pues no! Por eso tomé la decisión de producir en mi país, que tanto tiene que ofrecer. Uno se va a Nueva York creyendo que es lo último de la bolita… y es cierto que la experiencia que adquirí fuera nunca la hubiera podido adquirir aquí, pero hay que volver y traer fuerza al país”.

Los precios de sus piezas, que comienzan alrededor de los 200 dólares, revelan su esfuerzo por vigilar la terminación y escoger los joyeros adecuados en un sector local más acostumbrado a la producción masiva en zona franca. Pero ella sigue confiando en el potencial de Santo Domingo como un punto de producción creativa de alta gama. Poco a poco hay más jóvenes dominicanos en las artes visuales y la moda vendiendo con éxito sus piezas en el extranjero, convirtiéndose en embajadores e inspiración para el nicho creativo local. Y Varela, con un pie en Santo Domingo y otro en Nueva York, está segura de que en apenas meses podrá cementarse en esa lista. Ese el próximo paso en su evolución.

Fotos: Diana Balderas/Studio Caribe

Síguela en Instagram:
 

Monica Varela (@monicavarela) • Instagram photos and videos