Debes verificar que eres mayor de edad para acceder.

Ingresa con:

Facebook

Ingresa con tu mail | Soy mayor de edad,
me registraré luego

Al ingresar aceptas ser fumador mayor de 18 años y vivir en República Dominicana. Ver términos y condiciones.

Ingresar
Art & Design

El mobiliario mestizo de Madeleine Grenade

El mobiliario mestizo de Madeleine Grenade

La diseñadora dominicana detrás de la línea Metisse Maison habla sobre la capacidad creativa local y el sueño de algún día llegar al Salone del Mobile en Milán

Los genes de la diseñadora dominicana Madeleine Grenade vinieron cortesía del Caribe, del Mediterráneo europeo y del Medio Oriente. Básicamente nació sintiéndose mestiza, una sensación que se intensificó al establecerse junto a su esposo —de nacionalidad francesa— en varios puntos de Centroamérica, en Francia y ahora en Malasia.

Por eso, cuando buscaba un nombre para su primera línea de mobiliario, Metisse Maison —casa mestiza, en francés— le salió rápido y de adentro. “Es una mezcla de mis culturas, de quien soy… ¡fue un nombre tan obvio para mí!”, recuerda.

Madeleine llegó al diseño cuando vivía en París, mientras ascendía en una carrera en telecomunicaciones donde se sentía estancada. “Me dije que si no aprovechaba ese momento, nunca iba a lograr algo que era mi pasión,” recuerda. Mientras estudiaba diseño de interiores y de mobiliario en la ESAM Design, visitaba ferias como Maison&Objet en la capital francesa y el Salone del Mobile en Milán, para comenzar a visualizarse en un futuro dentro de la industria.

De un proyecto de revista online enfocada en el diseño y la arquitectura en Dominicana y las tendencias globales, pasó a lo tangible: en 2011 tuvo lugar la primera edición de una feria de diseño de interiores en Santo Domingo, y participó con una presentación de diseño sostenible y mobiliario propio —una versión tropical de una silla mítica—. “Me pregunté: ¿Si Charles y Ray Eames hubiesen nacido en el trópico, cuál material hubiesen utilizado en su silla DSW? Me dije: El rattan”, recuerda. Tras trabajar en Roche Bobois en Panamá aprendió del mercado del mueble en Latinoamérica y se dio cuenta de algo importante: que era posible crear una línea sin tener inventario y almacén, pues el público local está dispuesto a esperar el tiempo de manufactura y envío por tener una pieza de diseño hecha a la medida. “Ellos entienden que la pieza que va a llegar es excepcional, diferente de lo que hay en el mercado. Con Metisse Maison estoy buscando que la artesanía tenga un toque contemporáneo, y creo que hay un público para eso”.

Cuando define a Metisse como “una marca de diseño tropical”, tiene sentido: la producción se hace en Kuala Lumpur, aprovechando los conocimientos de una de las mecas del mobiliario de fibras naturales —“vivir en Malasia me ha enseñado a tejer el rattan y a entender sus limitaciones”—, pero inspirada en la juventud pasada en la República Dominicana. “Soy dominicana donde sea que vaya”, explica. Los objetos de esta nueva colección de inspiración quisqueyana se unirán a las lámparas Marie, Anne, Rose y Christine, a los textiles inspirados en las hojas de plátano, las sillas Carmen y Margaux y el espejo The Eye.

Las piezas están actualmente disponibles en Biarritz, en la Bonjour Boutique, pero Madeleine está trabajando para llevarlas próximamente a sus dos mercados soñados: el resto de Francia y su natal Santo Domingo… y algún día, poder llevar sus piezas, de alguna forma en representación del país, al Salone del Mobile que tanto la inspiró. “Hay muchísima calidad en el diseño dominicano”, dice. “Hay buena base; solo necesitamos saltar el puente. Sé que estaré en el Salone del Mobile y en Maison&Objet. No sé cuando, pero estaré.”

Fotos: Cortesía de Metisse Maison

Síguela en Instagram:
 

Metisse Maison (@metissemaison) • Instagram photos and videos